Primero consigues calmar a tu Ramona, a tu mente (casi nada, esto ya es un logro descomunal). Pero es que después, atención, viene la revolución…

por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *