Junto a esta autocrítica, el misionero claretiano amplió su meditación a toda la Iglesia. “La temperatura de la comunión eclesial es la comidilla …

por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *