Antes de llegar a la apatía, se experimentan cambios corporales, a menudo imperceptibles. Destinar unos minutos diarios a un ejercicio de meditación …

por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *