como en la meditación del padre De Lubac. Por mi parte, en mis cursos de Eclesiología en el seminario de Rennes, me baso en estos dos grandes …

por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *