A las monjas no les ha hecho gracia el cuadro e invitaron a los fieles a asistir a una hora de meditación y otra de misa. Capítulo quinto: Amigos …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *