Esos momentos de meditación caminando por las ciudades en mitad de la noche, donde me repetía una y otra vez: ‘no te lo creas que esto no es real …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *