Deseamos a Dios porque Él nos ha deseado primero. Caminar desde la compulsividad de los deseos hasta su integración en un deseo mayor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *