Fue una meditación ejemplar, con plegarias de todos los presentes en absoluto silencio sólo interrumpido por los cantos del coro de esta hermandad.

por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *