el paraíso de los amantes de la meditación consciente, vaya. Luego conocí la de Onda Cero, en la misma ciudad, más pequeña, pero igual de adictiva …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *