En el triste y larguísimo mes y medio que precedió a su muerte, en un oscuro calabozo de la prisión en Florencia, la pluma de fray Jerónimo fue …

por

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *