Recuerdo aquella meditación que identificaba la esperanza del pueblo con el verde intenso de sus montañas. Sigo admirando la belleza y el color de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *